• KL Magazine

Astrónomos encuentran 17 objetos que podrían ser el planeta X



Durante los último años, astrónomos de diferentes países, han investigado sobre la existencia de un hipotético noveno planeta, el que podría estar ubicado en los bordes exteriores de nuestro sistema solar. A pesar de que a través de los años se han recopilado fuertes evidencias de su presencia, aún nadie ha podido verlo. Sin embargo, esto no ha impedido que muchos astrónomos crean en su existencia.


Hay investigaciones, muy bien documentadas que muestran que los objetos en el espacio exterior se están viendo afectados por "una fuerza enorme", y este efecto se ha atribuido a la presencia del planeta X, también conocido como planeta IX.


Ahora, científicos de la Universidad de Yale, han comenzado a pensar y construir nuevas formas de identificar a este misterioso planeta, que actualmente ha permanecido invisible. Para esto, utilizarán telescopios equipados con luces diferentes para observar el cielo nocturno, utilizarán la técnica de "desplazamiento y acoplamiento", método que podría ayudar en la captura de una imagen del escurridizo cuerpo celeste.


Konstantin Batygin, astrónomo ruso-estadounidense y profesor de Ciencias Planetarias en la Universidad de Caltech, el año pasado dijo que cree que la probabilidad de que exista el planeta X es 99,9%. Batygin es uno de los principales astrónomos que se han dedicado a investigar la existencia de este planeta, junto a otros científicos que colaboran con él. Se piensa que el planeta X, podría ser 10 veces más grande que la Tierra, en cuanto a su ubicación, estaría unas 20 veces más lejos que Neptuno, lo que significa que tiene una órbita sumamente larga, cada bucle que hace alrededor del Sol duraría entre 10.000 a 20.000 años.


Las primeras luces de existencia de este planeta, se encontraron en el año 1781, cuando William Herschel descubrió Urano, ya que inmediatamente se dio cuenta de algo extraño, ya que se percató de que la estrella que se movía por el cielo ya había sido fotografiada muchas veces antes.


Para entender que estaba sucediendo, Herschel volvió a mirar las antiguas observaciones, recorriendo la órbita que Urano había estado siguiendo antes de su descubrimiento.


Los astrónomos y matemáticos de aquella época notaron una discrepancia en la órbita de Urano, ya que se estaba desviando de la ruta que se suponía debía seguir.


Posteriormente, el matemático francés Urbain Le Verrier, realizó una serie de cálculos para intentar resolver el misterio de la órbita de Urano y concluyó que había un planeta oculto, que aún no había sido descubierto, eso explicaría la extraña órbita de Urano.


Este descubrimiento, llevó más tarde a detectar un octavo planeta, Neptuno.


Con Neptuno ocurrió lo mismo que con Urano, encontraron una anomalía en su órbita, la que sólo podría ser explicada por la presencia de un noveno planeta, el que aún no han logrado fotografiar, pero que existen evidencias de sobra para su existencia.


Ahora, a partir de una nueva investigación, liderada por los astrónomos Malena Rice y Gregory Laughlin de la Universidad de Yale, dicidieron utilizar el método de "desplazamiento y apilamiento" que consiste en el procesamiento de observaciones espaciales, esta técnica ya se había utilizado para localizar nuevos satélites naturales en el sistema solar, pero es la primera vez que se implementa a gran escala para una amplia zona del espacio.


En el estudio, que ha sido aceptado por la revista The Planetary Science Journal, los investigadores utilizaron miles de imágenes capturadas por el telescopio espacial TESS de la NASA, las que pusieron como si estuvieran grabando un panorama para combinar la tenue luz de los objetos cósmicos distantes que salen en las imágenes.


En total, Rice y Laughlin detectaron 17 objetos espaciales que podrían corresponder con el planeta X "si alguno de estos objetos candidatos fuese real, nos ayudaría a comprender la dinámica del sistema solar exterior y las probables propiedades del noveno planeta" afirmó Rice en un comunicado publicado en el sitio web de la Universidad de Yale.


Actualmente Rice está verificando a los "candidatos" con la ayuda de telescopios terrestres, a pesar de su investigación la astrónoma se declara agnóstica en relación a la existencia del planeta X, sin embargo admite que "sería hermoso si estuviera ahí"