• KL Magazine

Encuentran miles de barriles tóxicos frente a las costas de California


Científicos marinos habrían encontrado más de 27 mil barriles que al parecer contienen dicloro difenil tricloroetano (DDT), los que estarían vertidos en la costa sur de California, cerca de isla Catalina, lugar en el que se tienen sospechas de que hace mucho tiempo atrás, habría sido un enorme sitio de desechos tóxicos submarinos, que datan de la Segunda Guerra Mundial.


Los miles de barriles fueron hallados por investigadores de la Institución Oceanográfica Scripps de la Universidad de California en San Diego.


El equipo de investigación mapeó un área de más de 145 km2 de lecho marino, ubicados entre la isla Santa Catalina y la costa de Los Ángeles, precisamente en esta región previamente se habrían encontrado altos niveles de la sustancia química tóxica en los sedimentos y en el ecosistema.


Los registros históricos muestran que las empresas industriales en el sur de California utilizaron la cuenca como vertedero hasta el año 1972, momento en el cual se promulgó la Ley de Protección, Investigación y Santuarios Marinos, que también es reconocida como Ley de Vertidos Oceánicos.


Sin embargo, la ubicación exacta y el alcance de estos desechos, no se conocieron hasta ahora.


Los drones submarinos que utilizan tecnología de sonar, capturaron imágenes de alta resolución de barriles que descansan a 900 metros debajo de la superficie del mar.


Eric Terril, jefe de la expedición y director del Laboratorio de Física Marina de Oceanografía Scripps, dijo que fue una gran sorpresa para todo el quipo.


De confirmase que efectivamente los barriles contienen DDT, se estima que se habrían vertido entre 320 y 640 toneladas del químico tóxico en el área.


La profesora de geociencias, Lihini Aluwihare, dijo que el impacto a largo plazo, tanto en la vida marina como en los seres humanos, aún se desconoce. Lihini, en el año 2015, fue coautora de un estudio en el cual se encontraron altas cantidades de DDT y otras sustancias químicas artificiales en la grasa de la nariz de los delfines, los que habrían muerto aparentemente de "causas naturales".


Los expertos han informado que si los barriles no tienen fugas, podrían ser trasladados a un lugar donde la eliminación fuese más segura. En el caso de que existan filtraciones, se deberán tomar muestras de agua y sedimentos para poder medir el daño causado.


Entradas Recientes

Ver todo