• KL Magazine

Investigan mortandad masiva de aves migratorias en Nuevo México


Cientos de miles de aves migratorias han sido encontradas sin vida en Nuevo México, se trata de una de las mortandades masivas más grandes de la historia reciente. Los expertos están buscando el origen de este lamentable fenómeno, analizando posibles factores como los incendios forestales, la ola de frío o las sequías.


Las misteriosas muertes comenzaron aproximadamente el 20 de agosto, momento en el que descubrió una gran cantidad de aves muertas en el campo de tiro de misiles White Sands y en el Monumento Nacional del ejército de los EEUU.


La profesora Martha Desmond de la Universidad Estatal de Nuevo México, dijo que el número de muertes ya está en las 6 cifras, se trata de un evento muy grande, ya que hay cientos de miles o quizás millones de aves muertas.


Inicialmente los científicos pensaron que se traba de un incidente aislado, pero resultó ser un fenómeno mayor, cuando comenzaron a encontrar aves muertas en otras regiones del estado.


Los residentes han informado que observaron un comportamiento inusual en las aves antes de su muerte, ya que los pájaros comúnmente se encuentran en los árboles y arbustos, y ahora se han visto en el suelo persiguiendo insectos, muy aletargadas e insensibles, permaneciendo en el suelo hasta ser atropelladas por los automóviles.


Entre las especies de aves migratorias muertas se encuentran currucas, gorriones, pájaros azules, mirlos, el pewee occidental y los papamoscas.


Los biólogos consideran que debido a los incendios forestales en la costa oeste de los EEUU, las aves se vieron obligadas a migrar antes de tiempo y no estaban preparadas para hacerlo, no tenían suficiente grasa para sobrevivir.


Algunas de las aves serán examinadas en el laboratorio forense del servicio de pesca y vida silvestre, con el fin e identificar la causa exacta de su muerte, pero eso tomará algún tiempo para obtener los resultados.


Por otra parte, estudiantes de doctorado en ornitología de la Universidad de Nuevo México, analizaron el sector afectado y reunieron un total de 305 aves, informaron que muchos de ellas tienen poca o ninguna grasa, muchas tenían bajo peso y no encontraron signos externos de que hayan inhalado humo. Señalaron además que las muertes comenzaron a verse antes de que las temperaturas cayeran en Nuevo México.


La portavoz del Departamento de Caza y Pesca de Nuevo México, señaló que demorará tiempo para que los biólogos identifiquen una causa de manera concluyente, algunas muestran serán llevadas al Centro Nacional de Salud para la Vida Silvestre en Wisconsin, en donde se necesitarán meses para realizar un diagnóstico. Finalmente concluyó que esto se trata definitivamente de algo anormal e instó a las personas a utilizar guantes para recolectar muestras y hacerlas llegar a las autoridades.