• KL Magazine

Preocupante expansión de la zona muerta del Golfo de México, vida marina es imposible


De acuerdo con los datos emitidos por la NOAA de los Estados Unidos, durante el año 2021 la conocida zona muerta del Golfo de México se ha ido expandiendo y ahora presenta una extensión de 16 mil 98 km2.


Esta cifra corresponde casi al territorio abarcado por Pekín en China. En este sentido, la extensión de la zona muerta del Golfo de México se ha convertido en un fenómeno alarmante para los expertos, ya que desde el año 2016 el crecimiento no ha podido contenerse.


Esta zona muerta, también es conocida como "zona hipóxica", ya que en esa área los niveles de oxígeno son muy reducidos, por lo mismo la vida marina no puede prosperar.


Esta zona está ubicada cerca de las costas de los estados de Texas, Luisiana y Mississippi, en el sur de los Estados Unidos, todos los años varia en su tamaño, dependiendo de la cantidad de contaminantes que lleguen hasta el Golfo de México.


Los expertos dicen que estas zonas se pueden generar de manera natural, o por causa de la actividad humana. Pero, de acuerdo a lo informado por la NOAA, la zona muerta del Golfo de México, se ha generado debido a uso de fertilizantes por agricultores del sector.


En este caso, las lluvias arrastran los químicos utilizados en la agricultura hacía arroyos y ríos que desembocan en el Golfo de México, los químicos contaminantes presentes en la zona muerta, son los nitratos y el fósforo, estos estimulan el crecimiento de algas, las que al descomponerse se van al fondo del mar, y son las bacterias que descomponen estas algas quienes consumen el oxígeno, situación que disminuye significativamente el nivel de oxígeno necesario para la vida marina, esto provoca que estos hábitats que en condiciones normales estarían llenos de vida, se conviertan en un desierto biológico.

Pero ¿por qué todos los años varía el tamaño de la zona muerta? la respuesta a esta pregunta es porque el agua dulce de los ríos y el agua salada del Golfo no se mezclan, esto permite que se forme una barrera que impide la mezcla de aguas superficiales y profundas. En otoño, los vientos revuelven el agua y las diferentes capas se mezclan nuevamente y este proceso permite que el oxígeno se reponga.


La zona muerta en el Golfo de México ha sido estudiada desde el año 1985 por las autoridades ambientales de Estados Unidos, los científicos están concentrados en poder contener esta zona y reducirla a un nivel inferior a los 5 mil km2, objetivo que por lo menos durante los últimos 5 años, no se ha podido cumplir.


La líder de esta investigación, Nancy Rabalais, de la Universidad de Luisiana, explicó que la baja concentración de oxígeno durante este año ha sido inusual, notaron también una baja en la salinidad y la descarga del río Mississippi estuvo por encima de lo normal, este año se han notado mucho más los profundos efectos del cambio climático, a partir de las sequías extremas en el oeste de EE.UU., y las inundaciones severas. El clima está directamente relacionado con el agua, incluido el flujo de contaminación por nutrientes en el Golfo de México.


El grupo de trabajo contra la Hipoxia, dijo que una manera de reducir la contaminación, ha sido establecer acuerdos con las autoridades locales, con el fin de mantener un mejor manejo de los químicos que terminan en los afluentes del agua, si esto no logra contenerse, la problemático continuará y la zona muerta del Golfo de México seguirá expandiéndose.