• KL Magazine

Presidente Biden recibe informe de inteligencia sobre origen del COVID-19


Joe Biden recibió los resultados de una investigación sobre los orígenes del COVID-19, luego de que los servicios de inteligencia de Estados Unidos, investigaran la posibilidad de que el virus podría haberse filtrado desde un laboratorio en Wuhan, China.


El informe clasificado fue entregado a la Casa Blanca el martes 24 de agosto, después de que Biden ordenara la investigación hace unos meses atrás, para esclarecer el origen del coronavirus, ante la duda de que el COVID saltó a los humanos a través de los murciélagos o si se escapó desde un laboratorio en donde manipulan virus y patógenos altamente peligrosos en Wuhan.


Las dudas en relación a este hecho, surgieron casi desde el inicio de la pandemia, lo que provocó debates intensos desde la comunidad científica y política, tras misteriosos incidentes y alto secretismo desde China.


Cuando Biden ordenó la investigación, informó que las agencias de inteligencia estaban divididas en relación a los dos escenarios posibles: La primera es que el virus saltó desde un animal hacia los humanos, y la segunda, que además ha causado mucha polémica y revuelo, es que el coronavirus se habría escapado desde el Instituto de Virología de Wuhan,


A pesar de que la directiva de Joe Biden, insistió al equipo de inteligencia que redoblara sus esfuerzos con el fin de esclarecer este misterio y poder desenredar el debate sobre el origen del COVID-19, la investigación lamentablemente no pudo llegar a una conclusión clara.


La principal barrera, para continuar con este misterio, ha sido la falta de información detallada por parte de China, quien no ha facilitado la investigación.


Por lo mismo, la presión ha aumentado para evaluar la teoría de la fuga desde el laboratorio de Wuhan, la que fue impulsada por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump.


Por otro parte, desde China niegan enérgicamente tales afirmaciones, pero no tenemos que olvidar que desde el inicio existieron sospechas y acusaciones, sobre la manipulación y retención de los datos, minimización de los riesgos, etc., lo que llevó a algunos a afirmar que el gobierno chino estaba faltando o encubriendo la verdad.