• KL Magazine

Tormenta Solar "Cannibal" llega a la Tierra y marca el surgimiento de un nuevo ciclo solar


El 3 y 4 de noviembre, nuestro planeta fue golpeado por una tormenta geomagnética considerable, producto de una serie de estallidos del Sol el 1 y 2 de noviembre, estos fueron relacionados con las manchas solares.


El ciclo solar se extiende aproximadamente por 11 años, y las intensas tormentas geomagnéticas de estos días, son producto de la etapa en la que se encuentra ahora el sol.


Durante los último años hemos tenido una actividad solar bastante baja, ya que hasta hace poco el sol estaba en el mínimo solar, pero ahora estamos en una etapa de aumento rápido hacia el máximo del ciclo solar, que se espera para el año 2025.


Científicos de la NOAA han informado que estamos viendo un aumento en la actividad solar, esperable con el avance en el ciclo solar, "el sol está en una fase de despertar".


Y tal como hemos observado durante las tormentas de esta semana, la actividad solar afecta mucho más que sólo al sol, ya que cuando se acercan a la Tierra, los estallidos solares pueden causar un conjunto de fenómenos llamados "clima espacial", provocando impactos que van desde las hermosas auroras boreales, hasta daños satelitales.


La tormenta geomagnética de esta semana se originó a partir de una serie de eyecciones de masa coronal, es como si el sol hubiese lanzado un imán al espacio y ese imán transitó 150 millones de kilómetros desde el sol hasta la Tierra.


Pero, como la Tierra tiene su propio campo magnético, y los campos magnéticos que se mezclan en el espacio no siempre funcionan bien juntos, es como si los dos imanes se unieran y eso crea la tormenta geomagnética que llega hasta nuestro planeta.


Una eyección de masa coronal puede crecer en su camino a través del espacio, por ejemplo la tormenta de esta semana se originó a partir de una serie de estallidos que se fusionaron ya que la eyección que iba atrás se movió más rápido que su predecesora. "Ese primer estallido de masa coronal, se abrió camino a traves de los 150 millones de km y despejó el camino para que los siguientes estallidos entrarán más rápido detrás de él".


Bill Murtagh, científico de la NOAA dijo que se utiliza en término "canibalizar" en estas ocasiones, ya que el estallido que va atrás "se come" al de adelante.


La fuerza de una tormenta de ese tipo depende del tamaño de la CME y de la alineación de los campos magnéticos. Para la CME que golpeó esta semana, el panorama es más complicado


Las tormentas geomagnéticas son fenómenos importantes de investigar y monitorear, ya que una tormenta extrema, puede interferir en la infraestructura crítica, como las redes eléctricas, los satélites de navegación y las comunicaciones por radio de los aviones en áreas remotas. Por este motivo existe el Centro de Predicción del Clima Espacial. De hecho Murtagh y su equipo monitorean el clima espacial con el fin de alertar a los operadores de estas infraestructuras cuando puedan surgir problemas.


Para una tormenta como la de esta semana, el Centro de Predicciones del Clima Espacial notifica automáticamente a todos los operadores de la red eléctrica en EE.UU. y Canadá, esto lo hacen aunque el riesgo de que algo salga mal sea bajo, ya que los funcionarios quieren recibir los avisos para estar preparados.


Murtagh dijo que han existido cientos de tormentas de este nivel, debido a esto tienen una idea de lo que podría provocar en las redes, señalando que se han observado algunas irregularidades en los voltajes, pero a este nivel los problemas han sido manejables.


Sin embargo, puede que no siempre sea así. Por ejemplo, si llegase a ocurrir el mismo fenómeno de "tormenta caníbal" pero con estallidos más grandes, los impactos podrían ser mucho más graves.


Murtagh enfatizó al decir que junto a su equipo han determinado que el escenario vivido durante esta semana es uno de los peores en el caso de un evento de tormenta geomagnética severa, en esta oportunidad nos salvamos ya que las CME no fueron tan grandes, pero este fenómeno sucedió ahora, donde tres eyecciones de masa coronal distintas se vinieron juntas, una tras otra hacia la Tierra.


Nos juega en contra que el clima espacial aún es muy difícil de predecir, por ejemplo es mucho más díficil de predecir que el clima en la Tierra, esto se debe a que los científicos están aún trabajando para comprender como funciona el sol "tenemos cierta habilidad para pronosticar el ciclo solar, pero todavía no somos tan buenos en eso, hay muchas incógnitas en la meteorología espacial" finalizó Murtagh.

1,258 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo